centrocorona.corona.co
Logo Club Profesional
Actualidad y tendencias
Hero post
Tendencias

Tendencias 2019

April 8, 2019

La compilación de las tendencias que aquí se incluyen es el resultado de un trabajo de captura, filtración y evaluación de muchas fuentes directas e indirectas.

Quizás lo más difícil a la hora de seleccionar las tendencias para 2019 ha sido resumir en ocho los temas que más nos impactarán en este año. Por el lado de la política, de la economía, de la tecnología y de la cultura nos llegan muchos temas que marcarán el nuevo año. Por tratar de mencionar todos, algunas de las tendencias pueden verse más como grandes sombrillas que agrupan muchas observaciones. Esto nos indica que será un año muy activo, lleno de ideas y propuestas que vendrán de todas las esquinas del planeta.

Muchos de los temas que se han mencionado en los reportes de los años anteriores seguirán impactando nuestra realidad en el nuevo año. Es el caso de blockchain y sus múltiples aplicaciones, el poder transformador de la inteligencia artificial y la data en todas las industrias, el deseo de vivir de manera más minimalista y el debate sobre la veracidad de la información que nos llegue a través de las redes sociales.

De esta manera, lo que el lector puede encontrar a continuación son ocho temas que nos hablan de cambios significativos en nuestra realidad, que nos plantean interrogantes pero, sobre todo, en la mayoría de los casos llegan con oportunidades que las marcas pueden capitalizar. Como siempre decimos, la innovación y la generación de valor son la mejor respuesta a los cambios en el entorno.

Las 8 de 2019

Polarización extrema

Si en los últimos años pensamos que estábamos en un mundo polarizado, hemos descubierto que ese era solo el comienzo. El ciudadano siente que cada vez es más difícil hallar puntos comunes en las conversaciones políticas. Se siente hastiado al punto de comenzar a dirigir el dedo acusador sobre quienes motivan esas divisiones. Temas como los refugiados, la desigualdad y las visiones morales y religiosas nos mantendrán divididos en el 2019.

El Centro Pew Research, que mide históricamente la polarización en la sociedad norteamericana a partir del tamaño de la brecha de la aprobación que hacen los dos partidos al presidente, dice que estamos en niveles nunca vistos. Y según un estudio publicado por CBS, un 81% de los norteamericanos dice que no puede estar de acuerdo ni siquiera en puntos fundamentales con quienes tienen una visión política diferente. Seguramente los resultados son muy parecidos en mediciones que se hagan en algunos países de Europa, de Asia o de América Latina.

El 2019 será un año en el que veremos mayor polarización hasta el punto de generar rupturas sociales o incluso geográficas. Varios temas estarán empujando a las sociedades hacia la división. El primero tiene que ver con la inequidad. Uno de los libros políticos más comentados en los últimos meses del 2018 fue el de Steven Pearlstein del Washington Post, donde se cuestiona si sobrevivirá el capitalismo a la vez que demuestra que existe una correlación entre la inequidad y la polarización.

Los refugiados y su creciente número en varias latitudes serán un tema que seguirá siendo combustible para la polarización en muchas sociedades. Al mismo tiempo, lo religioso estará inevitablemente presente como parte de la división. La política y la moral serán cada vez más difíciles de separar. En el 2019 hablaremos mucho de los principios morales en territorios nuevos como la inteligencia artificial con herramientas que comenzarán a tomar decisiones que para algunos serán incorrectas desde el punto de vista ético. En una de sus principales tendencias, LSN Global habla de ‘Morality Recoded’ y anticipa que estaremos enfrentando dilemas morales que pondrán a prueba el significado de lo humano y que muchos querrán mirar con una óptica religiosa y otros con una perspectiva práctica.

El ciudadano cansado de la división y sintiendo el clima tenso en cada conversación buscará identificar quiénes son los culpables de la división. La independencia y objetividad de las redes sociales y de los medios de comunicación seguirán siendo cuestionados. Lo esperanzador es que se hablará cada vez más de iniciativas que buscan unir a la sociedad. More in Common y Better Angels son organizaciones civiles nacidas en Estados Unidos después de las elecciones del 2016 y cuyo trabajo es entender las visiones sociales de diversos grupos tratando de identificar puntos en común. Veremos ciudadanos que prefieren ignorar por completo el tema político al tiempo que veremos líderes invitando a las sociedades a que olviden las visiones de uno u otro lado del espectro político y se concentren en


Sobrevivendo ansiedad

El año pasado decíamos que el miedo llevaría a la gente a dudar cada vez más de todo. La posibilidad de una desaceleración económica sigue en el ambiente. Comenzamos a ver las consecuencias de esa incertidumbre en la vida de la gente. Varios estudios muestran un incremento significativo de los niveles de ansiedad y el ciudadano comienza a buscar alternativas para manejar estos pequeños o grandes ataques de incertidumbre.

Mientras la Asociación de Psiquiatría de Estados Unidos publicaba recientemente un estudio en el que revelaba que el 39% de los norteamericanos afirma sentirse más ansioso en el último año, las librerías Barnes & Nobles informaban que las ventas de libros relacionados con el manejo de la ansiedad habían crecido un 25% con respecto al año anterior.

Como lo han mencionado algunos, vivimos en un momento de la historia en el que tenemos más data y más información que nunca y, sin embargo, vivimos en una sensación permanente de incertidumbre. Esto nos genera el deseo permanente de querer escapar y hace que sea cada vez más difícil abandonar el pensamiento cortoplacista de supervivencia. Según algunas investigaciones, estamos viviendo la rotación laboral más alta de las últimas décadas. El factor que más impulsará la sensación de ansiedad será el tema económico. La mayoría de los analistas coincide en que es poco probable un ‘crash’ en la economía pero que es posible pensar que se dé una recesión. Aparecen factores que suman a este riesgo como el desempeño de la bolsa de valores, el Brexit y la guerra comercial de Estados Unidos con China.

Es interesante en este contexto analizar el crecimiento de algunas alternativas para el tratamiento de la ansiedad. Crece el uso del cannabidiol conocido como CBD y que vive su mejor momento con la legalización de la marihuana en Canadá y en un grupo cada vez más amplio de estados de Estados Unidos. Se ven presentaciones que van desde golosinas hasta opciones para vapearla. De hecho, mientras se reduce el consumo de tabaco, según un estudio publicado por la BBC, el número de personas que vapean se ha multiplicado por 7 en los últimos cinco años y según el NYTimes es el crecimiento más grande en el consumo de cualquier sustancia de que se tenga noticia.

Para The Economist, el consumo de marihuana va a crecer hasta un 40% gracias a la desregulación. Muchas compañías tradicionales comienzan a ver las oportunidades de este crecimiento, en muchos casos, para asociar sus productos a los beneficios de tratar la ansiedad. Recientemente, la cervecera AB InBev informó que está desarrollando una bebida no alcohólica en unión con Tilray, una empresa productora de derivados del cannabis. Pero esto no será lo único que vendrá en esta área. Escucharemos hablar de los adaptógenos, productos naturales que vienen de la medicina tradicional china y que actúan para controlar el estrés por medio de la regulación hormonal. Si bien no son nuevos, comenzarán a ganarse un espacio en la vida de muchas más personas en Occidente abrumadas por las presiones


Post autenticidad

Después de vivir por años la fascinación por el concepto de autenticidad, el término comienza a desgastarse. ¿Qué es lo realmente auténtico en un mundo donde todo se puede reenviar, imprimir en 3D o falsificar? A cambio de la autenticidad viene el concepto de honestidad, un valor que genera mucha más credibilidad. De la mano de la autenticidad también pasamos la página al concepto de lo ‘hipster’.

Los mismos elementos comenzaron a reproducirse por cantidades: madera con apariencia reciclada, bombillas antiguas, muebles industriales, azulejos, tazas retro de vidrio usadas como vasos… La búsqueda por poner elementos auténticos en todas partes terminó haciendo que ningún lugar lo fuera. Si lo pensamos realmente, el esfuerzo por ser auténtico es una contradicción en sí mismo. Para algunos, la cultura hípster fue el resultado de la crisis financiera del 2008 porque la gente comenzó a valorar más la historia, la herencia y los objetos que duraban más. Pero han pasado ya más de diez años y aquellos objetos clásicos terminaron reproduciéndose por millones hechos de plástico en alguna fábrica de China.

La revista online Medium publicó recientemente un artículo en el que define este momento de la historia como la era de la post-autenticidad. El primero de los temas de los que habla tiene que ver con las noticias falsas y de cómo han logrado difundirse de modo que el ciudadano no es capaz de reconocer cuál es la realidad y cuál es la mentira. El formato de las redes sociales tiene mucho que ver con este desgaste de la autenticidad porque la publicación de la foto perfecta tratando de parecer espontánea, genera cada vez menos interés. Al mismo tiempo, ver algo online ya no es garantía de que se trate de la verdad y los ciudadanos comienzan a tenerlo cada vez más claro.

En los últimos años, compañías de software como Adobe o Lyrebird han desarrollado herramientas que con solo unos minutos de audio, se puede generar la voz ‘auténtica’ de alguien reproduciendo el discurso que se quiera. Basta un sencillo montaje de imágenes para tener un mensaje o incluso un video que rápidamente se haga viral en WhatsApp, por ejemplo. Con ello, un candidato político puede ganar puntos o generar rechazo en una población en cuestión de segundos. Facebook ha modificado WhatsApp para hacer que sea más difícil para los usuarios enviar mensajes a grupos grandes. Aún así es casi imposible controlar que lo falso pueda verse por muchos como algo real.

La esencia del concepto de autenticidad nace del ser genuino, ser uno mismo en relación con los demás. Es por ello que en un mundo en donde todo se puede reproducir, copiar y hacerse viral, quizás un concepto más útil sea la honestidad. Hoy se hace muy difícil que las personas, las compañías o las instituciones sean realmente genuinas, que sus propuestas sean únicas e irrepetibles. Pero, en cambio, sí es posible exigirles que digan la verdad. El ciudadano quiere que le cuenten el origen de las cosas, sus verdaderas intenciones o el destino que le dan a sus recursos. En el 2019 veremos cómo gana cada vez más eco aquello que logra construirse a partir de la transparencia y la honestidad.


Bendita soledad

La soledad es un concepto que siempre ha tenido asociaciones negativas. Pero en un mundo en el que veremos cada vez más gente soltera, comienzan a generarse otras visiones. En el 2019 habrá nuevas soluciones para la soledad. El concepto de soltería se redefine para los ojos de muchos. Pero, al mismo tiempo, se generan alarmas cuando la soledad significa depresión o pone en riesgo la salud de las personas.

Según un estudio de IPSS, el 40% de los hogares en Japón estarán compuestos de un solo individuo para el año 2040. En Estados Unidos, el número ya asciende a 42% versus el 39% de una década atrás. El crecimiento de los hogares unipersonales es una realidad en prácticamente todos los países del mundo, así como el crecimiento de la soltería como estado civil. Por el lado positivo, un estudio publicado por CNN afirma que, paradójicamente, las personas solteras tienen más sexo que los casados o que quienes viven en pareja. También concluye que las personas que se mantienen solteras tienen mejores niveles de autoestima y, en la mayoría de los casos, particularmente en las mujeres, gozan de mejor salud.

Por el otro lado, el hecho de estar soltero parece tener otras connotaciones no tan positivas. Según un estudio de Pew Research Center, los costos de vivienda están obligando a las personas a vivir con compañeros de casa o apartamento. De esta manera, comienzan a configurarse nuevas formas alternativas a la familia tradicional. Ahora, el surgimiento de comunidades entre las personas solas no implica vivir bajo el mismo techo. Fribo, un robot desarrollado en Corea del Sur, ayuda a que las personas solas puedan interactuar con otros creando acompañamiento virtual. Cuando el robot detecta que la persona está sola en casa haciendo alguna labor doméstica, Fribo le informa a sus amigos que también estén solos para que se genere una conversación y, de esta manera, una forma de compañía. Pero el tema de la soledad también resulta preocupante desde otras perspectivas, principalmente cuando se asocia a la depresión. En el Reino Unido ha crecido la conciencia sobre el suicidio, donde resulta ser la principal causa de muerte en los hombres menores de 45 años. Desde hace algunos años se creó la iniciativa llamada CALM (Campaign Against Living Miserably) que busca generar conciencia y ofrecer ayuda y soporte a los hombres. Una de las acciones más sonadas de CALM ocurrió en marzo pasado cuando los londinenses se sorprendieron con el Proyecto 84, que reproducía los cuerpos de 84 hombres jóvenes (correspondientes al número de suicidios por semana en el país) en lo alto de una torre emblemática. Las tasas de suicidio en Estados Unidos han crecido un 30% en los últimos 17 años, así que el tema será cada vez más relevante y estará más presente en los medios.

La soledad será ahora percibida de manera menos estigmatizada y más positiva. Pero también, la sociedad estará cada vez más pendiente de asegurar que esa soledad no signifique un riesgo. Veremos ideas novedosas como la liderada por el ex empleado de Google, Fei-Fei Li con un equipo de Stanford que con reconocimiento de voz, expresiones faciales y uso de algoritmos buscan hacer que cada celular inteligente se convierta en un equipo para la identificación temprana de signos de depresión.


Realidad paralela

Con la ayuda de la tecnología, los espacios físicos nos permiten vivir experiencias personalizadas. Cada vez hay más propuestas que permiten que un mismo espacio lo experimente cada habitante de una manera diferente y personal. En los años anteriores habíamos hablado de cómo las marcas crean experiencias fluidas y sin fricciones. La tendencia se fortalece con otros ejemplos que nos permitirán entender las nuevas relaciones de los ciudadanos con los espacios.

La data y la tecnología han transformado gran parte de la experiencia que vivimos en los espacios físicos. En noviembre pasado, Suning, el gigante del retail chino de electrodomésticos, lanzó las tiendas Biu, las primeras en su categoría que no tienen personal en los puntos de venta y que funcionan por medio del reconocimiento facial y de la tecnología RFID. De modo que los compradores sólo tienen que tomar los productos y cruzar el pasillo de salida. La experiencia completa está regulada con la ayuda de inteligencia artificial a partir del análisis del flujo de clientes y sus preferencias.

Algo similar ocurrirá con la publicidad en espacios físicos donde cada vez será más fácil dirigirse a las personas según su perfil. En algunas de las estaciones del metro de Sao Paulo fueron instalados sensores que permiten identificar el número de personas que están esperando el metro, así como su estado de ánimo y sus rasgos demográficos (género y edad) y, de esta manera, ofrecer los anuncios sobre marcas y productos que mejor encajen. Desarrollos similares para los celulares permiten vivir experiencias tradicionalmente presentes sólo en espacios físicos. La compra que hizo L’Oreal de ModiFace, una compañía de realidad aumentada e inteligencia artificial es una prueba de como las compañías que han sido tradicionalmente fuertes en retail siguen obsesionadas por ofrecer experiencias que abran nuevas oportunidades para la experimentación con los productos, ampliando así las posibilidades que hasta ahora estaban limitadas a los espacios físicos.

El principio de usar lo virtual para mejorar la experiencia real sigue motivando nuevas propuestas. Euromonitor predice que la data y la inteligencia artificial permitirán seleccionar mejor la ubicación de las sillas para un espectáculo, por ejemplo, situando cerca a familias con niños de edades similares o a personas con perfiles complementarios. Y es que si algo nos queda claro es que los espacios físicos estarán más vigentes que nunca. The Economist hacía un recuento de las instalaciones artísticas que se inauguraron el año pasado en el mundo. Identificó 107 grandes espacios dedicados al arte, entre museos, teatros y espacios culturales. Habrá muchas oportunidades para integrar la tecnología a la hora de convocar al público y maximizar su experiencia en esos espacios.

Finalmente, relacionado con el tema de la convivencia de los espacios físicos y los espacios virtuales es importante mencionar la relevancia que adquieren cada vez más los juegos electrónicos al punto de asumirse ya formalmente como un deporte. La ELS, que es la liga más tradicional de videojuegos es hoy una de las marcas más importantes de deportes en el mundo. Según un reporte de Clairfield, el crecimiento de los ingresos por los eSports entre 2015 y 2020 será más del 35%. En algunos países como Alemania, los canales de televisión han comenzado a transmitir las partidas de gaming, en algunas escuelas se aceptan ya como deporte y cada vez es más común ver a los aficionados acudir a espacios físicos para ver jugar a sus ídolos en vivo. Este es, entonces, otro hecho que demuestra la realidad paralela que se vivirá en los espacios físicos donde, con la ayuda de la tecnología, cada uno ‘aumenta’ su propia experiencia.


Tiempo de desconexión

Por muchos lados nos llegan ideas e iniciativas invitando a la gente a desconectarse, a depender menos de la tecnología y a redescubrir las actividades al aire libre. 2019 parece ser un año en el que vamos a cuestionarnos la relación que se debe tener con el teléfono celular pero también con los avances tecnológicos en general. Es posible que veamos los primeros movimientos anti-robots.

Hace un par de meses, una de las compañías líderes en telecomunicaciones del Reino Unido lanzó una campaña cuyo mensaje era contundente: “Los teléfonos son buenos”, con humor y haciendo un recorrido por diversos momentos de la historia, invitaban a la gente a reconocer las ventajas que nos trae el estar conectados hoy. El hecho es significativo pues no pareciera tan obvio que en pleno siglo XXI alguien tuviera que estar defendiendo el valor de la tecnología en nuestra vida. La verdad es que diversas iniciativas nos están alertando sobre los excesos en el uso de los aparatos electrónicos. En un artículo de la revista Wired, se comparaba recientemente el poder de las redes sociales y su capacidad de convertirnos en ‘zombis’ por la generación de dopamina en nuestro cerebro. Veremos muchas propuestas invitando a la gente a disfrutar más del aire libre, a pasar más tiempo con las personas en la vida real y a controlar las horas que pasan en las redes sociales.

Uno de los personajes considerados entre los más innovadores del 2018 según Fast Company fue Graham Dugoni fundador de Yondr, una compañía que produce unos pequeños estuches en los que la gente pone su celular durante un evento con el fin de bloquear la señal y que solo puede ser abierto al salir del lugar. Otra innovación que va en una vía similar es de Palm, la legendaria empresa que creó los asistentes personales digitales en los 90s, y que ahora le propone al mercado un pequeño teléfono que se sincroniza con el smartphone del usuario y que permite acceder a ciertas funcionalidades mientras silencia todas las alertas. La idea es que sea un dispositivo que pueda llevarse para un fin de semana o una salida en la noche para estar conectado pero sin la dependencia del teléfono celular.

Los avances de la inteligencia artificial serán cada vez más cuestionados desde diversos ángulos. La amenaza que puede representar sobre ciertos empleos, los peligros de algunos avances como los autos que se manejan solos y sus implicaciones legales. Un estudio de Gartner reveló que el 65% de los consumidores en Estados Unidos y el Reino Unido piensa que los avances de la inteligencia artificial destruirán su privacidad. California firmó una nueva ley en septiembre pasado que obliga a las empresas a informarle a los usuarios cuando la conversación que están teniendo tiene como origen la inteligencia artificial. Hace algunos meses, Singapur anunció la creación de un consejo consultivo que dé luces sobre el tema. En este consejo estarán las grandes compañías tecnológicas pero también académicos y autoridades buscando crear un marco sobre la materia. Veremos muchos otros países que estarán planteando organismos similares.

Y aunque para muchos, la tecnología tiene más importancia que el hombre en el mundo de hoy, la realidad es que, como hemos escuchado de muchos expertos, cada vez se avanzará más en la integración del hombre con la máquina. En el 2019 se hablará mucho de los cobots, los robots colaborativos que se desarrollan para hacer mejor y más eficiente el trabajo de los humanos. Tanto con los celulares como con la inteligencia artificial y el uso de los datos, estaremos viviendo un período de transición hacia un uso más inteligente donde quede claro que es la persona y sus necesidades lo que tendrá que primar.


Reinventar lo masculino

Por años hemos escuchado hablar del creciente poder de la mujer. Seguramente falta mucho en cuanto a igualdad de derechos, pero la realidad es que por fin nos acercamos a un momento histórico en la relación equitativa de poder en muchas corporaciones y gobiernos. Es por esto que aparece el gran cuestionamiento en torno al rol de los hombres, acostumbrados a jugar en posiciones de liderazgo. En este tiempo que vivimos, urge reinventar la masculinidad.

Decía hace unos meses la conocida futurista Faith Popcorn que “es el fin de la era del hombre, el fin de la era como fuerza dominante en la cultura y la transición no será fácil”. En su reporte decía que los hombres están furiosos y perdidos y decía que una prueba es que el 70% de los suicidios en el mundo corresponden a los hombres. Las mujeres, en cambio, viven un gran momento donde pueden por fin tomar decisiones sobre si quieren casarse y si quieren ser madres. Y aunque aún falta mucho, hay avances muy significativos como el hecho de que en el Reino Unido las compañías han tenido que comenzar a reportar las brechas en los salarios entre hombres y mujeres.

¿Cómo habría que repensar el rol del hombre hoy? Es la pregunta obligada. En un artículo llamado ‘¿Qué pasa con la Masculinidad Tóxica?’, el sociólogo Michael Kimmer decía “la masculinidad es un papel que desempeñamos los hombres para otros hombres, para que nos juzguen, nos critiquen, nos evalúen y decidan si lo estamos haciendo bien o no”. Hay muchos elementos que definen la esencia de la masculinidad. Un ejemplo es la violencia como expresión de la fuerza, que para algunos ha estado en el centro de lo que significa ser hombre y que es importante reevaluar desde la educación, buscando reemplazar los estereotipos que hacen daño.

Algunas marcas comienzan a explorar esos nuevos roles de lo masculino. Es interesante mencionar la campaña desarrollada por Mercedes-Benz en Australia llamada ‘Conversaciones duras’ que incluyó un documental en el que el artista Henry Rollins viajaba por toda Australia preguntándole a diferentes hombres qué significa la dureza para ellos. Otro caso que ha generado mucho impacto en los medios es el de los equipos de futbol americano como Los Angeles Ram, que han incorporado dentro de su grupo de porristas a dos hombres. Otros equipos como New Orleans Saints’ seguirán esta tendencia que representa un cambio gigantesco de paradigma en un entorno tradicionalmente masculino como lo es la NFL.

No hay duda de que los cuestionamientos sobre la masculinidad llegan justo en un momento en el que cada vez hay más conversaciones sobre el concepto de género. El tema de la identidad sexual será uno de los que más discusiones motive en el 2019. Seguiremos escuchando mucho sobre la “auto-identificación de género”, la idea de que los humanos pueden clasificarse mejor a partir de la decisión de cada individuo. Se menciona como ejemplo algunas universidades en Estados Unidos donde se permite al estudiante que elija el pronombre con el que quiera identificarse. Son temas que serán cada vez más polémicos. Lo más interesante es entender las oportunidades que surgen de una mirada mucho más amplia del concepto de género.


El serio Ambiente

En los últimos años, la conversación sobre el cuidado del planeta ha ido subiendo de volumen tanto por los cambios climáticos que comenzamos a experimentar como por la respuesta negativa o insuficiente que algunos gobiernos le han dado al tema. El 2019 puede ser el año en el que se termine de concretar un compromiso real y tangible del ciudadano con cambios en el estilo de vida que favorezcan soluciones más amigables con el ambiente.

En octubre pasado, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas publicó un informe en el que alerta a los países a actuar de inmediato. Indicó que los cambios climáticos están generando efectos devastadores sobre los derechos humanos incluyendo la vida, la salud, la alimentación y la vivienda. Parece que después de aplazar el tema o dejarlo como un punto secundario en las agendas, los ciudadanos son los que están escuchando más este llamado y exigiendo darle al tema ambiental el lugar preponderante que le corresponde. Son los ciudadanos los que con sus acciones están presionando el compromiso de empresas y gobiernos. La compañía de servicios financieros Aspiration creó el Impact Measurement que recoge data sobre el compromiso ambiental de 5.000 compañías de modo que sus clientes pueden consultar el impacto ambiental de sus decisiones de compra.

Un buen ejemplo en el liderazgo del ciudadano está dado por el tema de la movilidad. Vaticina Fjord que para el 2021, el transporte público y el transporte individual se integrarán totalmente. Cada vez más la gente se transportará con una mentalidad de ecosistema donde decidirá en cada caso la opción que mejor le convenga y, con ello, muy posiblemente beneficios para el planeta. Uber en el Reino Unido está impulsando una iniciativa para que los conductores se conviertan a vehículos eléctricos. Se espera que 20 mil conductores hagan esta conversión para que así en el 2025 todos los autos que hacen parte de la plataforma de Uber funcionen con esta forma de energía.

En el 2019 escucharemos hablar aún más sobre la importancia del compromiso ambiental relacionado con el vestuario. El consumidor apoyará a las marcas que reciban las prendas usadas y faciliten su reciclaje. Tendrán mucho apoyo iniciativas como Evrnu que ha desarrollado un proceso que toma el algodón de prendas usadas y lo convierte en nuevas fibras. La opinión pública rechazará las prácticas que se consideren como una amenaza contra el ambiente. A raíz de un escándalo generado en octubre pasado, Burberry se comprometió públicamente a terminar con la práctica de quemar el vestuario no vendido de la marca y aseguró que esas prendas serán reutilizadas, reparadas o recicladas.

Es indudable que este paso del discurso a las acciones reales en bien del planeta impactará directamente sobre la vida diaria. Para The Economist, el 2019 será el año en el que el veganismo será una práctica cada vez más generalizada. Esto será particularmente cierto entre los ‘millennials’ (que son en 2019 por primera vez el grupo poblacional más grande al superar a los ‘babyboomers’). Un 25% de ellos afirma ser vegetariano o vegano. Unilever y Tyson Foods están impulsando iniciativas para desarrollar productos que reemplacen la carne. Y quizás uno de los casos que más nos llamará la atención será el de Just, una start-up que ha comenzado a crear carne de pollo usando células de sus plumas. De esta manera será posible, literalmente, comer la pechuga de un pollo sabiendo que el animal está aún vivo, corriendo por el campo.


Mas información: www.slideshare.net/juanisaza

Autor: Juan Izasa

Raush le apuesta a lo local
Ver todas las publicaciones del Blog
Corona renueva su línea de porcelanato y refuerza su rol como único fabricante en Colombia

¡NUEVOS CANALES DE COMUNICACIÓN!

Queremos mejorar su experiencia por pertenecer al programa de fidelización

Consulta aquí nuestros canales